¿En qué consiste la ejecución hipotecaria?

¿En qué consiste la ejecución hipotecaria?

El embargo de la vivienda es el fin del proceso que se conoce como ejecución hipotecaria. Se trata del procedimiento que siguen los bancos cuando no se abonan las cuotas de sus préstamos hipotecarios.

¿Sabes lo que significa ejecutar una hipoteca? Su esencia radica en que, debido a que el titular de una hipoteca no abona las cuotas de manera reiterada, la entidad decide resolver el contrato unilateralmente para elegir que se subaste el inmueble hipotecado.

¿Cómo se desarrolla el procedimiento para ejecutar una hipoteca?

El desahucio es solo el duro punto final de un largo proceso. No te embargarán la vivienda si te demoras en una cuota. De hecho, el proceso que se sigue para llegar a tal situación es bastante dilatado y siempre se puede resolver si llegas a un acuerdo con la entidad o si saldas una deuda pendiente.

Así, la evolución de este proceso es la siguiente:

  1. Aviso del primer impago: es cuando el banco se pondrá en contacto contigo. Se da una vez pasados quince días después del primer impago. Es entonces cuando la entidad te avisa y trata de averiguar los motivos.
  2. Comunicación oficial: al pasar un mes desde que no has realizado el pago de la primera letra, el banco te enviará un documento por escrito bien vía correo electrónico, SMS o carta.
  3. Inclusión en listado de morosos: ocurrirá una vez transcurridos cinco meses del impago.
  4. Demanda judicial: con el fin de aplicar la comisión de vencimiento anticipado, se procede a la demanda judicial. Esto sucederá a partir de la doceava cuota impagada.
  5. Registro de las cargas sobre la propiedad: se incluye una notificación de las cargas que existen sobre la vivienda en el Registro de la Propiedad.
  6. Convocatoria de la subasta: en este caso, la fecha, hora y fecha de salida del inmueble se publicarán en el tablón de anuncios del ayuntamiento, del Registro de la Propiedad y de los juzgados. También se hará pública en los boletines oficiales, sin necesidad de que sea notificado al deudor.
  7. Durante la celebración de la subasta, la vivienda se adjudica al mejor postor. En el caso de no haberse alcanzado el precio mínimo, el banco puede quedárselo con un 60 % del valor.
  8. Desahucio: este es el fin del proceso, en el que nos obligan a abandonar la vivienda, en presencia de una comitiva judicial y de un cerrajero. En determinados casos, puede haber presencia judicial.

El principal problema y la acusación frente al sistema de desahucios español es que no contempla por defecto la dación de pago. Es decir, no podemos devolver la casa para saldar la deuda y así limpiar nuestro historial.

Te dejamos un número de teléfono para que consultes con nuestro equipo de abogados especialistas en deudas. +34 (91) 9038494